Les mostramos nuestro Proyecto Educativo - Pastoral Institucional.
 
Documento fruto del trabajo conjunto entre los distintos claustros y departamentos de los Centros Educativos de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana en España. PÁGINA WEB DE LA CONGREGACIÓN 

Un trabajo que comenzó en 2009 y que desde el nuevo PEI de 2017 seguimos en la tarea de ir adecuando la enseñanza al ritmo personal y social de nuestros destinatarios.

Se trata de una herramienta que la Institución te ofrece. Proponemos una vertebración de la oferta educativa y una potenciación de la relación de los centros integrados en su red.
Lo común de los centros cuya titularidad ostentan las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, no sólo es su Carácter Propio, también lo es la forma, los criterios y los objetivos de la formación, la manera de atender a la diversidad, la acción tutorial y procesos innovadores.

Es mucho lo que nos une. Queremos seguir estrechando lazos, fortaleciendo la red de centros, salvaguardando la singularidad de cada uno de ellos.

Definimos nuestros centros como una COMUNIDAD EDUCATIVA, fruto de la integración ARMÓNICA de todos los miembros que intervienen en ella. Y esta configuración de Centro Católico como Comunidad Educativa se manifiesta sobre todo en la comunión de criterios, en el trabajo conjunto, y en la participación corresponsable en todos los estamentos.


PERFIL del CENTRO SANTA ANA

Hemos realizado un trabajo de reflexión y análisis sobre la propia identidad y los valores que sustentan nuestra tarea formativa. Nuestro lema es: “Educamos desde, por y para el Amor”.

La finalidad es educar personas maduras, libres y comprometidas en la construcción de una sociedad más justa; basada en los valores del Evangelio.
Educamos evangelizando y evangelizamos educando, de ahí que “apostemos” por el anuncio explícito de la Buena Nueva y el testimonio de vida evangélica.

La VISIÓN de nuestra institución tiene y propone una determinada visión de la persona, la sociedad, la religión y la Educación, por ello, apostamos por una escuela interconectada y universal que enseña a acoger al otro en un mundo global desde una perspectiva espiritual, pedagógica, metodológica, mental y fraterna, donde todos encuentran su espacio. 

Proponemos que nuestra MISIÓN desde la originalidad educativa de la Congregación no radica tanto en la propuesta de unos métodos propios, cuanto en la sugerencia de un “estilo” y una forma de llevar a cabo las tareas educativas… Es el “estilo” que nace de las exigencias de la labor docente desde un carisma de CARIDAD… se educa por amor. Nuestro lema: Educamos desde, por y para el Amor.

Fomentando unos VALORES que la congregación promueve como valor permanente “vivir la Caridad”. Desde la vivencia de la propia vocación de Educadores Santa Ana vivimos nuestro trato, nuestra tarea y nuestra fe, apoyados en los siguientes valores:


a) En relación a la propia persona.
    
    -Responsabilidad, que nos ayuda a pensar, valorar y hacer bien las cosas. 
    -Trabajo, como medio de colaborar en la acción creadora de Dios y llamada a la humanización creadora de Dios y llamada a la humanización del mundo.
    - Alegría, que favorece el encuentro, la amistad y un sentido positivo de la vida. Sencillez, que nos hace acoger abiertamente a los demás como don de Dios. Libertad, que nos ayuda a           decidir y actuar según los propios valores, dentro de los límites del bien común y del respeto a la libertad de los otros.

b) En relación con los demás.

    -Hospitalidad, acogida y dedicación plena al servicio de la persona, con naturalidad y de todo corazón.
    -Confianza en la persona, de modo que sienta que creemos en su bondad, valores y capacidad de superación.
    -Gratuidad, que nos exige realizar nuestra misión sin esperar nada a cambio, como gratuito y misericordioso es nuestro Dios.
    -Bondad, manifestada en nuestras relaciones interpersonales, marcadas por un trato sencillo y delicado “con todo amor” (Const. 18).
    -Paz, que nos compromete a crear un ambiente que la favorezca. Solidaridad, que nos hace cercanos y responsables ante las necesidades de nuestros hermanos.
    -Servicio, como entrega constante y generosa a todos, principalmente a los más pobres y necesitados, sin ninguna condición.
    -Perdón, fruto del amor y de la experiencia de sentirnos perdonados por Dios. Justicia, exigencia de la dignidad y de la igualdad de las personas, como hijas de Dios.

c) En relación con Dios.
    -Contemplación en la acción, tratando de ver a Dios en todo y en todos, al estilo de María Rafols y Juan Bonal.
    -Disponibilidad, en actitud de servicio y abiertos a lo que Dios quiere de nosotros con la seguridad de que Él nos ama y desea nuestro bien.
    -Gratitud, reconociendo que Dios es el autor de nuestra existencia y de los dones que hacen posible y feliz nuestra vida.
    -Fidelidad, como respuesta a Dios, siempre Fiel.